¿PREPARADOS PARA LA RESILIENCIA?

Dice un dicho católico que no nos envíe Dios todo lo que podemos soportar. Y es absolutamente cierto, las personas tenemos una capacidad de soportar situaciones adversas muy importantes, y sean laborales, sentimentales, familiares o hasta de salud, para cada una y todas en conjunto tenemos un grado de resiliencia.

La Resiliencia es un término con el que se acuña la capacidad para soportar, afrontar y superar situaciones difíciles, adversas, trágicas por parte de una persona en entorno social y laboral.

Los entornos empresariales y laborales, sin saberlo o a sabiendas están generando climas laborales y ambientales, basados en la presión inadecuada, en la no valoración, en la imposición etc., y los trabajadores independientemente del estatus jerárquico que posean, todos están sometidos a situaciones ciertamente complicadas que afectan de diferentes formas a su vida.

Actualmente y dados los grandes cambios que se originan en nuestro entorno global, sin lugar a duda la resiliencia es una competencia que en la actualidad es muy necesaria, y más cuando el entorno socioeconómico no es bueno, es más probable que se den escenarios negativos para las personas y por ende hay que tener ciertas herramientas y habilidades para afrontar esos desagravios.

Regresando a lo mencionado anteriormente, en nuestros tiempos donde todo es más rápido, más preciso, donde la más mínima variación de alguna variable puede cambiar en grandes proporciones resultados esperados, se necesitan de personas en las organizaciones que sean capaces de afrontar todas esas dificultades, sin deteriorar en lo mínimo sus competencias profesionales. Dicho de otra manera, si posees una capacidad de liderazgo eficiente y tras momentos difíciles en la empresa, ese liderazgo se ve deteriorado por no manejar de forma conveniente las nuevas situaciones, eso produce que un buen líder deja de ser eficiente por su baja capacidad en resiliencia.

Por tanto en la actualidad la resiliencia es unas de las competencias más necesarias por parte de trabajadores, la capacidad de orientar adecuadamente los efectos de “tragedias”, adversidades y no solo para superarlas, sino para gestionarlas de forma adecuada, es esta una ventaja competitiva inherente para la organización.

Creo que es recomendable para incrementar nuestra capacidad de resiliencia en la empresa, tener presente ciertos aspectos y/o competencias que nos ayudarán en este reto:

  • Acepta la realidad tal y como es
  • Huye de la obsesión por la situación, es importante, no debe ocupar toda tu vida
  • Desconecta de forma eficaz en tu casa, con tu pareja, con tus amigos/as, con otros colectivos…
  • Procura tener una buena forma física. Parece que no, pero alguien preparado físicamente afronta de mejor manera situaciones difíciles
  • Debes saber manejar los tiempos. Esta gestión de saber cuándo aplicar qué, soluciona muchos problemas. La paciencia, que no el inmovilismo, es un factor determinante
  • Ser coherente con tus valores. Si afrontas de una forma diferentes los problemas a tu convencimiento y repertorio de valores, lo más probable es que sea incapaz de afrontar adversidades de forma adecuadas
  • Buscar el apoyo. Ser “un lobo solitario” sin la retroalimentación de otra opinión, otras ideas, sin apoyos, supone más riesgos para aportar calidad de respuestas
  • Autoestima. Sin este recurso es muy probable que estés derrotado antes de empezar
  • Innovador. Si no buscas nuevos caminos, nuevas soluciones para las situaciones que vives, puede que no las superes
  • Nada es eterno, tan siquiera una adversidad
  • Afrontar el cambio como algo inherente a tu profesión y tomarlo como necesario
  • Busca gente que te pueda ayudar en tus problemas y si no piensan igual que tú, casi mejor, lo importante es que creas que están preparados para aportar en la manera de afrontar el escenario
  • Mantén un equilibro psicológico que te permita no condicionarte más de lo prescindible ante problemas
  • Aumenta tu tolerancia a la frustración, sino ante el primer revés todos ser ira al traste
  • Se optimista, que no mal informado
  • Prepárate de forma continua para escenarios de dificultades
  • Educa tu repertorio emocional para que no causen estragos en tus comportamientos
  • Intenta mantener siempre el control sobre situaciones. Trata de controlar situaciones y que no sean estas la que te controlan a ti

Pueden ser algunas de las recomendaciones que os aporto para conseguir un mayor nivel de resiliencia.

Hemos tratado el tema de las personas, pero no olvides que las organizaciones a través de sus políticas, valores, de su forma corporativa de atacar los problemas, de sus comportamientos, así cómo de su bagaje estratégico, también podríamos decir que tienen un nivel de resiliencia definido, y que esto al igual que con personas, también se puede aprender o entrenar en las empresas, pero eso lo hablaremos otro día si os parece.

No confundir la resistencia con la resiliencia, que resistir es un concepto estático ante una adversidad que puede denotar conformismo o inactividad, la resiliencia es un concepto dinámico que persigue afrontar, gestionar esa situación difícil y superarla, sin que los efectos y/o “daños” sean irreparables, así como que el resto de nuestras competencias se vean lo menos disminuidas o afectadas posibles, en definitiva tratar de salir airosos de la dificultad, no de aguantar el chaparrón como buenamente podamos.

Fuente: preparados para la resiliencia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s